Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

Cómo sobrevivir a las comilonas de Navidad

Cómo sobrevivir a las comilonas de Navidad

Ya estamos en diciembre, las navidades están a la vuelta de la esquina y ya empieza la maratón de comidas y cenas de empresa, de amigos, y las de cita obligada como Nochebuena, Nochevieja, Navidad y Año Nuevo. Demasiado para nuestro aparato digestivo, así que vamos a daros algunos consejos para evitar las digestiones pesadas tan frecuentes en esta época.

Cuando comemos más cantidad, más rápido o a horas distintas de lo habitual las digestiones se hacen más lentas y el estómago se hincha, aparece sensación de pesadez de estómago, gases, malestar, acidez y otros síntomas parecidos. A veces incluso aunque la comida sea más ligera podemos tener dificultades para hacer la digestión correctamente ya que influyen muchos factores como el estrés, pero si se trata de algo habitual es mejor que acudas al médico.

Algunos consejos para evitar estos síntomas tan molestos y que podemos aplicar fácilmente son los siguientes:

- Come despacio y mastica bien los alimentos: Cuando comemos muy deprisa no damos tiempo a nuestro sistema nervioso a enviar la señal de saciedad cuando estamos llenos, y esto hace que comamos más de lo necesario. Además si masticamos correctamente trituraremos mejor los alimentos y ayudaremos a nuestro aparato digestivo a hacer la digestión.

- Evita beber demasiado líquido durante las comidas, en especial bebidas con gas. Cuando bebemos mucho líquido esto puede provocar que se eliminen ácidos y enzimas del estómago necesarias para una buena digestión de los alimentos. Además las bebidas con gas nos producirán más gases y más hinchazón.

- Evita dormir o tumbarte justo después de comer. Esta postura dificulta el paso de los alimentos y ralentiza la digestión, y además los ácidos del estómago pueden subir hacia el esófago y provocarnos ardor y reflujo.

- Evita el estrés y el tabaco. El estrés y la ansiedad provocan una tensión nerviosa que dificulta la digestión, y el tabaco es un potente irritante para nuestro sistema digestivo.

Además hay alimentos que son más difíciles de digerir y podemos tratar de evitar, o al menos minimizar su consumo en estas fechas: las legumbres, el azúcar y los dulces, el picante, las salsas, el café, los fritos o los rebozados son algunos de ellos. Además si tomamos fruta es aconsejable tomarla madura y pelada, y es aconsejable también tomar un vaso de leche al día como máximo. Sin embargo el yogurt después de comer puede ayudarnos a hacer la digestión.

También puede ayudarnos tomar una infusión después de cada comida. Una buena elección puede ser una infusión de manzanilla e hinojo (la manzanilla es un excelente digestivo natural, y el hinojo puede ayudarnos a prevenir y disolver los gases). Otras infusiones que pueden ayudaros a hacer la digestión son el anís verde o la menta poleo.

Si a pesar de todo tienes una digestión pesada hay fármacos que pueden ayudarte, pero hay que tomarlos de forma correcta y es importante saber cual elegir, ya que no todos sirven para todo, cada uno tiene su función y sus contraindicaciones. Te damos algunas claves sobre los más usados:

- Bicarbonato sódico y sales de frutas: Puedes usarlos en caso de acidez después de la comida ya que son capaces de neutralizar los ácidos del estómago y tienen una acción rápida, pero hay que tener cuidado con ellos ya que tienen un alto contenido en sodio por lo que no están aconsejados en personas hipertensas o con problemas renales. Además al actuar liberan dióxido de carbono y pueden producirnos gases e hinchazón de estómago. Es importante no usar más de la dosis recomendada. Además pueden producir efecto rebote, es decir, tras el efecto inicial vuelven los síntomas con más intensidad.

- Sales de aluminio, calcio o magnesio. Reaccionan con el ácido clorhídrico del estómago formando una sal que prácticamente no se absorbe y posteriormente será eliminada. Tienen una acción lenta y prolongada en el tiempo por lo que no producen efecto rebote. Hay que tener en cuenta que las sales de aluminio y calcio pueden provocar estreñimiento y las de magnesio tienen efectos laxantes para saber cual será la opción más acertada en cada caso. La mayoría de las presentaciones que existen en el mercado son sales mixtas, como el Almax (aluminio y magnesio), gaviscon forte (calcio y bicarbonato de sodio) o Rennie (calcio y magnesio). Son una buena elección para usos puntuales pero hay que leer correctamente el prospecto como con cualquier medicamento, y por supuesto preguntar a tu farmaceútico ante cualquier duda.

- Omeprazol: Es el rey de la fiesta, su uso se ha extendido mucho pero hay que tener cuidado con él ya que no siempre es la opción más acertada. Actúa inhibiendo la bomba de protones, de manera que nuestro estómago no es capaz de secretarlos y así disminuye la acidez. Sin embargo, no debe usarse para digestiones pesadas o usos puntuales por varios motivos: tarda tiempo en hacer efecto, y sólo es efectivo si se toma con el estómago vacío, por lo que no será de utilidad en estos casos. Además es un medicamento de prescripción médica y se usa para casos de úlcera o reflujo gastroesofágico entre otros, nunca para una acidez puntual. Además tiene varios efectos secundarios y contraindicaciones.

Otro uso erróneo del omeprazol es como protector antes de ingerir alcohol. El omeprazol no crea una película protectora como mucha gente cree, actúa como hemos dicho sobre la secreción de ácido y solamente así, y además a largo plazo puede reducir la absorción de vitamina B12 que está intimamente relacionada con la metabolización del alcohol, por tanto no debe usarse para la ingesta de alcohol y mucho menos de forma regular o si se tiene un déficit de esta vitamina.

-Ranitidina: Como el omeprazol, la ranitidina disminuye la cantidad de ácido del estómago, aunque por otro mecanismo. Al igual que en el caso anterior para una digestión pesada no es el fármaco de elección.

Otra opción más natural son los probióticos y prebióticos, como Lactoflora, que al aumentar la flora intestinal pueden ayudarnos a una mejor función digestiva, o productos sanitarios como Neobianacid. Es de origen natural, contiene Poliprotect, un complejo molecular que actúa imitando al moco que recubre el estómago, por lo que nos protege de la acidez y el reflujo, pero también está indicado en caso de dispepsias o digestiones pesadas. Puede tomarse después de las comidas o cuando sientas molestias, y varias veces al día.

Puedes ver algunos de estos productos pinchando aquí, y por supuesto puedes consultarnos cualquier duda que tengas y estaremos encantadas de ayudarte.

Siguiendo estos consejos ya estamos preparados para disfrutar de estas fiestas, ¡FELIZ NAVIDAD!

Valora este artículo del blog:
3
Piojos, pequeños enemigos escolares
Colágeno y Ácido Hialurónico: nuestros grandes ali...

Artículos relacionados

 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 15 Septiembre 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.