Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

Herpes Labial

Herpes Labial

 El herpes labial es una infección que se produce por el virus del herpes simple, que es un virus muy contagioso y que se propaga fácilmente al tocar una llaga activa. En la mayoría de los casos, el herpes labial es producido por el virus del herpes simple tipo 1 (VHS-1), que suele ser más fácil de combatir.

 La infección provoca unas ampollas pequeñas y dolorosas, comúnmente llamadas "calenturas". Además de ser antiestéticas, también pueden propagar fácilmente la infección con tan solo entrar en contacto piel con piel o beber de un mismo vaso. Antes de su aparición, es frecuente que quienes las sufren noten una sensación de hormigueo, picor o quemazón en esa zona.

 Una vez la persona sufra una primera infección, el virus se “adormece” en los tejidos del rostro y en algún momento puede volver a despertar, provocando de nuevo los molestos herpes.

 Asumimos que la infección es crónica y que irá apareciendo en forma de "calenturas" intermitentes. En cualquier caso, hay ciertas situaciones o hábitos que pueden fomentar su aparición y que se relacionan con una bajada de la inmunidad: exposición solar intensa, tratamiento inmunosupresor, enfermedades que cursan con debilitamiento de las defensas o episodios de estrés... Todo ello reactiva el virus con más o menos intensidad y frecuencia.

 TRATAMIENTO DEL HERPES LABIAL

 ¿Se puede curar el herpes labial? Por desgracia,la respuesta es NO. Existe tratamiento, pero su objetivo es reducir los síntomas, acelerar la curación y prevenir las complicaciones. En la infección primaria, si el tratamiento es con comprimidos antivirales (aciclovir, valaciclovir o famciclovir) y se inicia dentro de las primeras 72 horas, hay una reducción significativa de la duración de la enfermedad y de la intensidad de los síntomas.

 La famosa pomada de aciclovir presenta una eficacia más baja que el uso de antivirales orales. Si el paciente presenta más de 4 recurrencias al año o suele desarrollar lesiones grandes, dolorosas y estéticamente incómodas, el aciclovir o valaciclovir pueden ser utilizados con seguridad de forma continua durante más de un año. Este tipo de tratamientos los pauta el médico, quien recomienda  el tiempo de tratamiento y dosis. Siempre con receta médica.

 Hay parches, cremas y líquidos no medicamentosos que calman, reducen los síntomas y aceleran la cicatrización. Algunos ejemplos son: Compeed Calenturas, Urgo Calenturas o Sorefix. En la farmacia podemos asesorarte para encontrar el más adecuado en cada caso.

Valora este artículo del blog:
2
Consejos básicos en el embarazo
Menopausia
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Sábado, 21 Septiembre 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.