Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

La intolerancia a la lactosa

La intolerancia a la lactosa
La lactosa es un azúcar o disacárido que está presente en todas las leches de los mamíferos: vaca, cabra, oveja, y en la humana, también puede encontrarse en muchos alimentos preparados. 
 
La lactasa es una enzima producida en el intestino delgado, que juega un papel vital en el desdoblamiento de la lactosa en sus dos azúcares simples glucosa y galactosa, proceso necesario para su absorción por nuestro organismo ya que éste sólo puede absorber azúcares simples. Si los niveles de lactasa son bajos o ésta no realiza bien su labor desdobladora, aparecen dificultades para digerir la lactosa. 
 
La intolerancia a la lactosa consiste en que no hay suficiente enzima (lactasa) en el intestino delgado para romper toda la lactosa consumida. La lactosa no digerida pasará al intestino grueso y allí es descompuesta por las bacterias de éste, generando las sustancias de desecho: hidrogeno, Anhídrido Carbónico, Metano y ácidos grasos de cadena corta que provocan todos sus síntomas.
 
Los síntomas se presentan tras la ingestión de productos lácteos, pueden ser: nauseas , dolor abdominal, espasmos, hinchazón y distensión abdominal, gases, diarreas acidas,  heces pastosas y flotantes, defecación explosiva, vómitos…
 
 
Existen varios tipos de intolerancia:
 
  • - Intolerancia primaria genética o hipolactasia adquirida, genética, progresiva e incurable. Se produce una pérdida progresiva de la producción de la lactasa, suele darse a lo largo de la vida en ciertos grupos étnicos y tiene una causa genética. Las personas con esta intolerancia van notando como la ingesta de leche les causa cada vez más síntomas. No existe curación posible porque no recupera la enzima y los síntomas se alivian con la suspensión de los productos lácteos.
 
  • - Intolerancia secundaria, temporal y curable. La disminución de la lactosa es secundaria, ya que está provocada por un daño intestinal temporal que tiene otra causa. Una vez la persona está curada y cuando la mucosa intestinal se ha regenerado, desaparece la intolerancia a la lactosa.
 
  • - Intolerancia congénita, genética de nacimiento e incurable. Es una forma muy rara de intolerancia, provocada por un defecto congénito o genético. Se han detectado muy pocos casos en el mundo.
 
 
Dentro de cada grupo existen diferentes niveles de intolerancia: la sensibilidad a la lactosa puede variar ampliamente: algunas persona notan sus efectos de forma inmediata tras consumir pequeñas cantidades de lactosa. Otras, permanecen de forma asintomática toda su vida si no sobrepasan una cantidad de lactosa determinada al día.
Sensibilidad ALTA, cantidad diaria tolerada de 1 a 4g, MEDIA de 5 a 8g y BAJA de 9 a 12g.
 
 
La intolerancia a la lactosa es diferente a la alergia a la proteína de la leche de vaca o PLV, aunque ambas dolencias tienen un mismo origen, la leche, no tienen nada que ver, la alergia a la PLV es reacción del sistema inmunitario ante la proteína de la leche:
 
                                       Intolerancia a la lactosa                                  Alergia PLV
 
ORIGEN                            Deficiencia enzimática                              Reacción inmunológica
CAUSA                              Lactosa                                                   Proteína de la leche
SINTOMAS                        Diarrea, gas, hinchazón                            Eczema, diarrea, anafilaxis
POBLACION                       Básicamente adulta                                 Básicamente infantil
TRATMIENTO                     Dieta sin lactosa                                       Leches especiales
 
 
Es importante detectar la intolerancia rápidamente, ya que si seguimos tomando lactosa, se agrandara la lesión en la mucosa intestinal y se producirá un círculo vicioso: lesión de la mucosa/malabsorción de la lactosa, que será cada vez más difícil de solucionar. Sin embargo, la falta de leche y lácteos en la dieta puede producir falta de Calcio, Vitamina D, Riboflavina y proteínas.
 
Como solución al problema podemos encontrar en el mercado numerosos productos sin lactosa, o productos deslactosados, a los que se les ha añadido lactasa, la cual descompone la lactosa en azúcares más simples antes de que los consumamos. Si la circunstacias no lo permiten también puedes encontar en las farmacias suplementos de lactasa que permitirán la ingesta de lactosa sin padecer los molestos síntomas. Los productos sin lactosa y los suplementos son aptos para intolerantes a lactosa, pero en cambio no son aptos para alérgicos a la PLV.
 
Si te surge cualquier duda al respecto ponte en contacto con nosotras y trataremos de resolverla!
 
Valora este artículo del blog:
3
Osteoporosis, la epidemia silenciosa
A DIETA!
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 15 Septiembre 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.