Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

Osteoporosis, la epidemia silenciosa

Osteoporosis, la epidemia silenciosa

¿Qué es la Osteoporosis?

 Significa literalmente hueso poroso y es una enfermedad muy frecuente que se desarrolla en el transcurso de muchos años, casi siempre de manera indolora de modo que la gente no sabe que la padece. Afecta al sistema óseo, y se caracteriza por una disminución de la masa ósea y una alteración de la arquitectura de los huesos. Por lo tanto hay una mayor fragilidad y adelgazamiento de éstos que se denomina osteopenia y que produce un aumento en el riesgo de fracturas.

 Es una enfermedad muy frecuente que en España afecta a más de 3 millones de personas y aumenta de manera exponencial con la edad.

 Hay algunos grupos de población más susceptibles de sufrirla y existen varios tipos de osteoporosis:

 - Osteoporosis postmenopáusica: se produce una mayor degradación ósea, debido a la disminución de los niveles de estrógenos que se manifiestan en la menopausia, esto aparece en mujeres cuya edad oscila entre los 50-70 años.

- Osteoporosis senil: se produce por un déficit de calcio relacionado con el aumento de la edad. Se da un desequilibrio entre la velocidad de degradación y la velocidad de regeneración ósea. Afecta sobretodo a mayores de 70 años, siendo más frecuente en mujeres. También este tipo de personas salen menos a la calle, por lo que están menos expuestas al sol que está directamente implicado en la síntesis de vitamina D que es la que fija el calcio.

- Osteoporosis secundaria: se produce cuando es causada por otra enfermedad o por el uso de fármacos. Por ejemplo, enfermedades endocrinas (diabetes, hipertiroidismo o hipotiroidismo), insuficiencia renal, trastornos hormonales, enfermedades metabólicas como la intolerancia a la lactosa. Por lo que respecta a los fármacos, se puede producir una mayor probabilidad de padecer esta patología debido al consumo de manera prolongada de corticosteorides, barbíturicos, anticonvulsivantes,..etc.

 Los síntomas o consecuencias son las fracturas de huesos. La más frecuente, la de vertebras pero no hay que olvidar las de cadera y muñeca, siendo la de cadera la más grave, con una mortalidad del 13,5% a los 6 meses de producirse y del 20-30% el primer año.

 ¿Cómo se puede diagnosticar? Se hace a través de una densitometría que mide la masa ósea y permite hacer un diagnostico precoz de la enfermedad.

 ¿Puedo prevenir la enfermedad?. Por supuesto algunos factores como la edad o el sexo no se pueden modificar, pero sin embargo si podemos actuar a otros niveles para reducir las probabilidades de padecerla, por ejemplo:

 - Una dieta rica en calcio es necesaria para fortalecer el hueso, ayudar a repararlo y facilitar que este crezca. Por tanto incrementando el consumo de alimentos ricos en éste mineral, como lácteos, pescado azul o frutos secos,  se llegaría más fácilmente a los requerimientos nutricionales en calcio, que para personas con riesgo de osteoporosis se estiman en 1200mg por día.

- Una actividad física adecuada a la edad, incrementa la coordinación, potencia los músculos y el equilibrio y como consecuencia reduce el riesgo de caidas. Además muchos estudios confirman que mantenerse en el peso ideal y realizar ejercicio periódicamente pueden mantener o incrementar la densidad ósea en mujeres postmenopáusicas.

- El abandono del tabaco puede ayudar a prevenir la enfermedad, ya que éste posee una acción antiestrogénica, adelantando la menopausia, por tanto también condiciona la pérdida de masa ósea.

- El alcohol inhibe a los osteoblastos que son las células formadoras de hueso. Reduciendo su consumo, conseguiríamos que estas células funcionaran normalmente.

- Una exposición al sol controlada y moderada, provocaría la síntesis adecuada de vitamina D que ayuda a fijar el calcio.

 Entre los tratamientos farmacológicos, siempre sujetos a prescripción médica, destacaríamos por su importancia

- Calcio y vitamina D: recomendado en personas ancianas con baja ingesta de estos elementos y pacientes q toman corticoides de forma prolongada.

- Raloxifeno: disminuye la frecuencia de fracturas

- Bifosfonatos: como por ejemplo el ácido alendrónico, producen un descenso en la destrucción del hueso.

- Calcitonina: disminuye la aparición de nuevas fracturas.

- Teripratida: ayuda a la formación de hueso.

 Por tanto diremos que la mejor manera de combatir esta enfermedad silenciosa, es la prevención desde una edad temprana. Cuidando tus hábitos de vida, cuidarás tus huesos.

Valora este artículo del blog:
5
Los probióticos, nuestros aliados para el bienesta...
La intolerancia a la lactosa
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 17 Octubre 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.