Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

Piojos, pequeños enemigos escolares

Piojos, pequeños enemigos escolares

 

 Los piojos son unos diminutos insectos parasitarios desprovistos de alas, que viven entre el cabello de los seres humanos y se alimentan de cantidades sumamente pequeñas de sangre que extraen del cuero cabelludo varías veces al día. Son un problema muy habitual, sobre todo en niños en edad escolar. No son peligrosos, no transmiten ninguna enfermedad aunque sus picaduras puedan provocar picor e irritación en el cuero cabelludo.


 Los piojos tienen un ciclo de vida que dura entre veinte y treinta días. Las hembras pueden poner entre cuatro y ocho huevos diariamente durante tres a cinco semanas, lo que hace un total de cien a doscientos cincuenta huevos (liendres). La eclosión de las liendres se produce después de siete días, dando origen a una ninfa, que se asemeja al piojo adulto, pero es más pequeña y mide alrededor de un milímetro. El estado adulto se alcanza después de diez días aproximadamente y puede medir entre dos y cuatro milímetros.


 A pesar de su diminuto tamaño, los piojos se pueden ver a simple vista. Los piojos sueltan sus huevos sobre hebras de cabello cerca del cuero cabelludo, donde la temperatura es perfecta para que se mantengan calientes hasta el momento de nacer. Las liendres o huevos parecen una especie de caspa y se diferencia de ésta, en que no se pueden eliminar simplemente con un cepillado o sacudiendo el cabello, permanecen pegadas.


 Es más fácil ver liendres que piojos moviéndose. Los huevos rompen el cascarón al cabo de una semana o dos de la puesta. Al nacer, la cáscara externa se ve blanca o transparente y sigue adherida al cabello.


 Un piojo adulto no es más grande que una semilla de sésamo, su color oscila entre el blanco tirando a gris y el canela. Si los piojos no se tratan, este proceso se repite aproximadamente cada tres semanas. Pueden sobrevivir hasta dos días fuera del cuero cabelludo.


 Cuando los piojos muerden el cuero cabelludo, llega la picazón y el rascado, se trata de una reacción a la saliva de los piojos. A veces los niños tardan varias semanas en empezar a rascarse, también se pueden quejar de que tienen cosas moviéndose o haciéndoles cosquillas por la cabeza.


Son muy contagiosos y se propagan muy rápido de una persona a otra. Aunque no pueden volar ni saltar, tienen unas pinzas especialmente adaptadas para adherirse fácilmente al cabello. Se contagian sobre todo a través del contacto directo cabeza con cabeza, pero también compartiendo ropa de vestir, de cama, peines, cepillos o gorros. Las mascotas no pueden contraer piojos, por lo tanto tampoco pueden contagiar a las personas.


 Para examinar podemos separar cabellos e inspeccionando, se pueden ver los piojos y las liendres, también en la nuca y detrás de las orejas. Con la ayuda de una liendrera, que es un peine de púas finas y muy juntas, conseguiríamos más precisión en el proceso.


 En el tratamiento existen numerosos champús y lociones de venta en farmacia formulados a partir de diferentes moléculas como por ejemplo permetrinas, siliconas de alta densidad (dimeticona y ciclometicona) y el alcohol bencílico que se emplean sólo cuando haya existencia de piojos y se puede repetir al cabo de se siete días siempre que haya existencia de ellos.


 No nos extenderemos en explicar las diferencias entre los diferentes compuestos, pero si es interesante destacar que las permetrinas fueron de las primeras moléculas en utilizarse, por ello aunque siguen siendo efectivas, en algunas ocasiones han generado resistencias, usando entonces las siliconas que además serían el tratamiento de elección en el caso de personas asmáticas o que presentaran pieles sensibles o atópicas. Las siliconas se podrían utilizar en niños a partir de 1 año, mientras que las permetrinas se usarían en niños a partir de 2 años.


 Se recomienda mantener el producto en contacto con el cuero cabelludo el tiempo que indica el fabricante, unos quince minutos de media. Después de seguir las instrucciones según la marca y tengamos que secar el cabello, nunca lo haremos con secador, puesto que podría inactivar el producto.


 En cuanto a otros consejos para deshacernos de estos pequeños y molestos parásitos, mencionaríamos lavar toda los objetos que hayan podido ser infestados (ropa ,sábanas, cepillos y peines , gorros...etc) a 60 grados o en su defecto guardarlo en una bolsa cerrada dos o tres días.

 
 También existen productos para prevenir, como lociones repelentes especificas o el aceitede árbol del té. Puedes ver las distintas posibilidades de tratamiento aqui.

Valora este artículo del blog:
3
HISTAMINA: DESCONOCIDA COMPAÑERA DE LA MIGRAÑA
Cómo sobrevivir a las comilonas de Navidad
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Martes, 16 Julio 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.