Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

PSORIASIS

PSORIASIS

 La psoriasis es una enfermedad crónica que tiene su origen en un trastorno del sistema inmunitario que tiene repercusión en la piel provocando descamación e inflamación.

 Las células de la piel crecen en las capas más profundas y suben hacia la superficie reemplazando constantemente las que allí se encuentran o queratinocitos. Este proceso se llama regeneración celular y tarda aproximadamente un mes. En el caso de la psoriasis, este proceso ocurre solo en unos pocos días debido a que las células crecen mucho más rápido y se acumulan en la superficie dando lugar a placas de piel gruesa enrojecida y con escamas que pueden producir dolor y picor.

 La psoriasis puede aparecer a cualquier edad pero suele hacerlo con mayor frecuencia en dos momentos de la vida, entre los 20 y los 30 y entre los 50 y los 60 años.

 Principales factores desencadenantes:

 - Estrés: muy frecuente y fácilmente controlable por el propio paciente.

 - Genética: Aunque no es una enfermedad contagiosa, si que tiene un componente genético que se hereda de padres a hijos.

 - Traumatismos: Un golpe directo sobre la piel puede desencadenar lesiones de psoriasis en la zona afectada. Este efecto se conoce como fenómeno de Koebner y aparece en 1 de cada 4 pacientes. Otros tipos de traumatismos como las quemaduras solares, las cicatrices postoperatorias o las erupciones debidas a medicamentos pueden provocar también la aparición de lesiones de psoriasis.

 - Infecciones bacterianas o víricas: pueden inducir o empeorar las lesiones de psoriasis al activar las células del sistema inmunitario.

 - Medicamentos: algunos medicamentos pueden contribuir a la aparición de brotes. Por eso es importante informar al médico de toda la medicación que esté tomando el paciente.

 - Clima: el frío y los cambios de estación pueden provocar brotes de psoriasis.

 - Otros: El alcohol, el tabaco y la obesidad se han relacionado estrechamente con brotes de psoriasis.

 Clasificación de la psoriasis:

 Según la extensión:

 1- Leve: las placas ocupan menos del 5% de la superficie corporal.

 2- Moderada: las placas ocupan entre el 5-10% de la superficie corporal.

 3- Grave: las placas ocupan más del 10% de la superficie corporal.

  Según la forma clínica:

 1- Psoriasis en placas: manchas bien definidas de piel roja y engrosada. Las placas presentan una concentración escamosa y plateada que se llama escama y está compuesta por células de la piel muertas. Estas escamas se sueltan y se desprenden constantemente de las placas. Afecta de forma más habitual a las rodillas, los codos, el cuero cabelludo, detrás de las orejas, el ombligo, el espacio que queda entre los glúteos y los genitales.

 2- Psoriasis en gotas: Las lesiones recuerdan a pequeñas gotas rojas sobre la piel y se localiza principalmente en el tronco y las extremidades.

 3- Psoriasis invertida: Placas de un color rojo vivo, uniformes, lisas, brillantes con descamación mínima o inexistente que aparecen en los pliegues de la piel. Se suele localizar en las axilas, ingles, debajo de los pechos y en otros pliegues alrededor de los genitales y las nalgas.

 4- Psoriasis eritrodérmica: Se caracteriza por un enrojecimiento ardiente y extendido de la piel. El eritema y la descamación de la piel suelen ir acompañados de picor y dolores agudos e hinchazón.

 5- Psoriasis pustulosa: Las pústulas son lesiones en la piel y mucosas por acumulación de pus. Estas pústulas cubren por completo placas enrojecidas de piel, que a continuación se ponen marrones y se caen.

 6- Psoriasis ungueal: Es más frecuente en las uñas de las manos que de los pies y puede aparecer en diferentes formas: pequeños hoyitos en la superficie de la uña; aparición de manchas amarillas debajo de la lámina de la uña; separación de la uña del lecho ungueal o hiperproliferación de queratocitos (células de la piel) debajo de la uña.

 7- Artritis psoriásica: Suele cursar con inflamación de las articulaciones, dolor, limitación funcional, lesión estructural y deformidad de las articulaciones.

Esperamos que os haya resultado interesante el tema de hoy, en un futuro post abordaremos las diferentes pautas de tratamiento.

Valora este artículo del blog:
1
ASMA Y ALERGIA
Oddent: cuidado de aftas y heridas bucales
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 13 Noviembre 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.