Envios
0 Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscribirme al blog

Vértigo

Vértigo

 El vértigo es una sensación "ficticia", generalmente de tipo rotatorio, de desplazamiento del cuerpo o de los objetos situados a su alrededor. Se acompaña normalmente de náuseas, pérdida del equilibrio (mareo) y sensación de desmayo inminente.

 El vértigo se relaciona casi siempre con una alteración del sistema vestibular, que se encuentra dentro del oído interno y coordina el mantenimiento del equilibrio así como de nuestra postura, y puede ser momentáneo o durar horas o incluso días. Este trastorno puede afectar a cualquiera, aunque en niños se presenta en forma de crisis espontáneas y pasajeras y en ancianos puede evolucionar hacia una inestabilidad crónica. 

 El vértigo se puede clasificar en periférico y central:

  Vértigo periférico:

 Es el más frecuente y deviene de la afectación del laberinto (oído interno) y nervio vestibular (encargado de transportar la información sobre el equilibrio desde el oído interno al cerebro).  El vértigo periférico se asocia a una pérdida de audición y presión en los oídos.

 Vértigo central:

 El central, por su parte, se produce debido a la alteración de los mecanismos neurológicos del propio sistema vestibular y puede ir acompañado de visión doble, inestabilidad y dolor de cabeza intenso.

 El vértigo también puede ser objetivo o subjetivo, dependiendo de si el paciente siente que es él quien gira alrededor de las cosas o si percibe que es su entorno lo que parece dar vueltas, respectivamente.

 Causas

 1- Mareos: Fundamentalmente en personas cuyo oído interno sea especialmente sensible a movimientos súbitos, como los vaivenes.

 2- Infecciones víricas o bacterianas que afecten al oído interno.

 3- Regulación anormal de la presión arterial: especialmente en personas mayores que toman fármacos para controlar una enfermedad cardíaca o la hipertensión y pueden desmayarse cuando se ponen de pie bruscamente debido, precisamente, a una bajada de la tensión arterial.

 4- Trastornos neurológicos: Como la esclerosis múltiple, fracturas de cráneo, tumores (especialmente los que se desarrollan en la base del cerebro o cerca de éste) o ictus.

 Síntomas

 La manifestación clínica más frecuente, como ya hemos mencionado, es la sensación de que el cuarto en el que está el paciente está girando o que el propio cuerpo está en movimiento.

Otros síntomas que pueden aparecer incluyen:

 - Zumbido de oídos.

 - Pérdida del equilibrio.

 - Mareos.

 - Hipoacusia en un oído.

 - Dificultad para enfocar con los ojos.

 - Visión doble.

 - Parálisis facial.

 - Debilidad de las extremidades.

 - Prevención


 Algunas recomendaciones que pueden reducir el riesgo de tener vértigo son evitar posiciones extremas de la cabeza o movimientos rápidos de la misma.

 Además, conviene minimizar las circunstancias que pueden desencadenar esta afección, como la ansiedad, el consumo de sustancias que provocan alergia o el estrés.

 Esperamos que os haya parecido útil nuestro post y ante cualquier duda que os pueda surgir, estaremos encantadas de ayudaros.

Valora este artículo del blog:
1
Difusores Pranarom
FARMACEUTICOS: TUS EXPERTOS EN MEDICAMENTOS
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Martes, 16 Julio 2019
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.

Imagen Captcha

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.